Los mercados argentinos vuelven a entrar en la zona de pánico

Market Updates , Fixed Income 02/05/2019 por Thierry Larose
Tiempo de lectura: 3 minuto(s)
image

Argentina se encuentra una vez más en medio de una crisis de confianza extrema dada la incertidumbre de las próximas elecciones de octubre, lo que ha provocado un pánico sobre el potencial retorno de Cristina Fernández de Kirchener (CFK).

Se podría argumentar que la espiral inflacionaria es también una de las principales causas del caos, ya que pesa sobre los ingresos disponibles de la población, lo cual es un factor importante de la popularidad del gobierno, o de la falta de ella en este caso. Sin embargo, creemos que la inflación en Argentina es un fenó-meno político más que monetario o fiscal.

Si bien la ortodoxia fiscal y monetaria sigue siendo obligatoria, la única forma de salir de la espiral es resta-blecer un cierto grado de confianza en la capacidad del gobierno para abordar los problemas del país de manera creíble. Si no lo hace, siempre se acabará en una situación en la que las políticas para mantener la moneda lo suficientemente fuerte como para frenar la inflación terminarán afectando negativamente al creci-miento. Además, esta dinámica tiene efectos tóxicos en la posición externa del país. Esta, precisamente, fue la causa de la crisis del año pasado tras el fracaso del "enfoque gradualista" del presidente Mauricio Macri para facilitar las reformas económicas en el país.

Pero, ¿cómo es posible que Macri pueda restaurar incluso una pizca de confianza si la gente piensa que pronto será reemplazado por alguien como CFK a quien la gente teme tanto como al Armagedón?

Aunque no son suficientes para romper la espiral, la disciplina monetaria y fiscal es primordial. Además, tanto el Banco Central de la República Argentina (BCRA) como el Ministerio de Hacienda están cumpliendo con los objetivos del FMI en materia de control agregado monetario y superávit primario.

Hasta finales de 2020, el gobierno debería poder vivir de los recursos proporcionados por el FMI y tener sufi-cientes reservas en dólares estadounidenses para cumplir con sus obligaciones financieras (por ejemplo, redimir la deuda externa) de modo que no tenga que recurrir a los mercados para obtener capital adicional.

Todavía es muy temprano para anticiparse

No podemos predecir quién va a ganar las elecciones, pero la situación sólo se ha deteriorado ligeramente en comparación con hace unas semanas. El hecho de que CFK esté ahora ligeramente por delante de Macri en las encuestas no es estadísticamente diferente de la situación opuesta que prevalecía hasta no hace mucho tiempo. La situación permanecerá fluida durante los próximos 6 meses, pero hasta entonces pueden suceder muchas cosas, incluyendo un acercamiento táctico entre el partido “Cambiemos” de Macri y los peronistas moderados (por ejemplo, Lavagna). El hecho de que las encuestas muestren a CFK por delante de Macri ciertamente refleja un deterioro de la credibilidad del gobierno, pero es muy posible que se produzca un re-troceso. Además, no podemos estar seguros de que CFK, en el remoto caso de un retorno, vaya a incurrir necesariamente en impago de la deuda externa, como hicieron sus predecesores en 2001.

Los mercados entraron en la zona de pánico porque la historia de Argentina está llena de "malas" situaciones que tienden a resultar aún peores de lo que empezaron (por ejemplo, la reputación de ser un moroso en se-rie). Sin embargo, la reacción del mercado se debe principalmente a la disonancia cognitiva de personas que no deberían haber invertido en Argentina en primer lugar. Cualquiera puede adivinar dónde está el fondo, pero es muy probable que el valor profundo de los activos se revele una vez que los inversores que reaccionan al pánico, se hayan visto obligados a abandonar el mercado.

Conclusión: Para los inversores dedicados de mercados emergentes que tienen la capacidad de evaluar y monitorear los desarrollos locales, el perfil de riesgo/recompensa de Argentina sigue siendo atractivo con muchos matices debido a las subcategorías de activos.