La inflación, como el colesterol, no es tan mala como la pintan

Insights, Perspectives 2021
15/09/2021 por Dan Scott Tiempo de lectura: 3 minuto(s)
image

De la inflación, especialmente el tipo de inflación descontrolada que se ha visto recientemente en países como Zimbabue, siempre se ha dicho que es un azote para la humanidad. Un salario que valga hoy mucho menos que el día anterior es, sin duda, la receta perfecta para el declive económico e, incluso, la revolución. Europa, a la que persiguen todavía los recuerdos de la hiperinflación en tiempos de guerra, es posible que se muestre especialmente sensible a las señales de subida de los precios. Sin embargo, como sucede con el colesterol, hay una versión de inflación buena y otra mala.

Una cantidad moderada de inflación es saludable. Es reflejo de un crecimiento sólido de la economía, de los beneficios empresariales o de los salarios de los trabajadores. Necesitamos esa clase de inflación del mismo modo que necesitamos la lipoproteína de alta densidad, el colesterol “bueno” que nos limpia la sangre.

Desde la crisis financiera mundial, los bancos centrales han tratado desesperadamente de hacer crecer la inflación, sin éxito. Una ligera subida de precios de alrededor del 4% o el 5% en un año en un periodo de bonanza económica brinda a las autoridades monetarias la posibilidad de rebajar los tipos de interés cuando llega una recesión. Sin embargo, las tendencias deflacionarias que empujan a la contra, unidas a la digitalización, el envejecimiento de las poblaciones y la globalización, han demostrado una y otra vez que son más fuertes que los esfuerzos de los bancos centrales.

Hasta hace poco, las tasas de inflación de doble dígito que azotaban a los países industrializados parecían un fenómeno del pasado. Se alcanzaron niveles así durante los tiempos de guerra entre 1800 y la Segunda Guerra Mundial y, de nuevo, durante la crisis de los precios del petróleo en la década de 1970. Estos niveles obligaron a los bancos centrales a replantearse su concepción de la política monetaria. Ahora que estamos viendo subidas puntuales aquí y allá, nos preguntamos si se trata finalmente de la consecuencia de las medidas extraordinarias de los bancos centrales.

Pagar menos por la deuda en el futuro

La presión al alza sobre la inflación total que hemos visto en los últimos meses se debe todavía principalmente a efectos básicos, patrones estacionales y algunas dificultades para aumentar la capacidad de producción de motores económicos por lo general bien engrasados. Pero, incluso aunque resultase ser algo más que un parpadeo en la pantalla de la inflación, no debería ser un motivo serio de preocupación siempre que la subida permaneciese bajo control. Después de todo, la inflación podrá ser un azote, pero si se mantiene en un nivel moderado, también es un signo de vigorosa actividad económica. Además, una tasa de inflación controlada puede ayudar a reducir la deuda pública. Puede ser más sencillo liquidar una deuda de mil millones de USD en un entorno inflacionario ya que, a la larga, la inflación rebaja el precio del dinero.

Deberíamos temer a la deflación, no a la inflación

No debemos olvidar que el opuesto de la inflación, la deflación, puede ser mucho más devastador. No existe una versión buena de este fenómeno. En los periodos en que se da un movimiento generalizado de bajada de los precios, los consumidores no tienen ningún incentivo para gastar. Las empresas responden recortando costes y despidiendo a trabajadores, con lo que empieza un ciclo bajista tóxico. Está comprobado que las tendencias deflacionarias son especialmente difíciles de romper. Japón, la tercera mayor economía del mundo, lleva años utilizando todos los medios posibles para luchar contra la deflación y tratando de elevar los precios, Esta especie de “japonización” de la economía mundial es lo que los bancos centrales y los gobiernos de Occidente han estado tratando de evitar. La marea de liquidez que han arrojado a nuestro sistema económico global debe, en último término, traer al menos un grado moderado de inflación. Si lo consigue, podremos ver una repetición del esplendor de los últimos veinte años del siglo pasado. Si no, tal vez debamos prepararnos para una década perdida a la japonesa.

 

  

Wealth Management – Deje en nuestras manos la gestión de su cartera

Usted nos confía la gestión de su cartera, beneficiándose de nuestra amplia experiencia en inversiones.

Consulte nuestros servicios

 

  

 

  

Let our experts advise you without any obligation.

After sending the form you will receive an email asking you to confirm your email address.

 

  • Legal notice

    The data transmitted to Vontobel using this form are sent encrypted via the Internet. However, the possibility of unauthorized third parties accessing the transmitted data, particularly using malware on the computer, cannot fully be excluded. If you are using this form to send confidential data (e.g. your account number), you accept the risk of disclosure of your banking relationship and bank account information to third parties and you release Vontobel from any and all liability for damages incurred as a result of the use of this form, to the extent that such release is permitted by the law.

    By providing your phone number and/or email address, you declare your express consent to Vontobel contacting you by phone and/or unsecured email. The personal data provided by you are used and stored to handle and process your inquiry and in order for us to perform our contractual duties in connection with the services chosen by you. The personal data may be processed on behalf of Vontobel by a subcontractor engaged by Vontobel, including outside your own or Vontobel’s location. Your personal data are processed and stored for the duration of our business relationship. In addition, we are subject to a number of duties to retain and document. Finally, the duration of storage is also determined by the statutory limitation periods.

    Please note that the use of email and electronic means of communication involves significant risks, such as lack of confidentiality, possible manipulation of contents or sender, dispatch to the wrong recipient, viruses, etc. Vontobel does not accept any responsibility for damages in connection with the use of emails and electronic means of communication. Vontobel therefore also recommends that you do not send sensitive information by email, that received text is not included in responses and that the email address is newly entered manually each time.

    Vontobel does not accept orders for commercial transactions such as the opening of accounts, payment or stock market orders, cancellations of orders or authorizations, blocking of credit cards, changes of address etc. via this form. Please contact your branch or your relationship manager with regard to such transactions.

    The information and/or documents offered on this website represent marketing material pursuant to Art. 68 of the Swiss FinSA and are provided for information purposes only. On request, further documents such as the basic information sheet or the prospectus are available free of charge whenever you wish. The products, services, information, and/or documents offered on this website may not be accessible to individuals domiciled in certain countries. Please note the applicable sales restrictions of the respective products or services.

    Not all products are available in all countries.



    Bank Vontobel AG
    General Counsel
    Gotthardstrasse 43
    CH-8022 Zürich

    Terms and Conditions of Use
    Privacy Policy

 

*

Información obligatoria

  

  

 

Stay up to date with our newsletter “Impact on Investors”

After submitting you will receive an email with a confirmation link.

 

*

Mandatory information